15 de junio de 2012

Jimmy


Re-publico éste texto que escribí hace como cinco años para el blog que tenía entonces:

Hoy voy a contaros un trocito de la historia de mi vida a través de la imagen de este colgante...

Cuando cumplí los 4 años mis padres me llevaron al colegio, un lugar con una gran puerta llena de chicos mayores donde yo no conocía a nadie. El colegio se llama Nuestra Señora de la Sabiduría o SAGGESE, es un colegio concertado en los alrededores de PIO XII. El primer día de clase conocí a Ale (Alejandro Casamayón Antón, corrígeme si me equivoco), que a partir de ese momento fue mi primer amigo del colegio!!!, y me enorgullece decir que aun tengo contacto con él, no todo el que querría pero a veces nos llamamos y nos contamos como nos va :). Fueron unos años felices, conocí a un montón de niños de los cuales de pocos me acuerdo ya: Pedro, Carlos, Juan José, Gonzalo Esteba, una chica que se llama Lara (Con la que me encontré hace tiempo en un lugar completamente incongruente. Dijo que me recordaba sentado en la mesa jugando con un lápiz xD Menudo recuerdo más demente...)... Y Jimmy.

Creo que consideraba a Jimmy como mi mejor amigo, jugábamos a los Power Rangers, a Beast Wars, a Motoratones... xD Qué época más feliz. Todo acabo cuando en un campamento cuando estábamos en tercero ocurrió un accidente. Yo imprudente lancé al aire un trozo de metal o algo similar con tan mala fortuna que acabó clavándosele a Jimmy en el cráneo. Él estubo muy cercano a la muerte "He estado a 2cm de morir" decía. A partir de ese suceso yo me sentí fatal, no podía mirar a la gente a la cara, pensaban que era un asesino o algo así, y en el kaos, cuando casi todo estaba arreglado... Llego cuarto y me cambiaron de colegio para que no repitiera (N. Al parecer me cambiaron de colegio porque mis padres no querían que yo hiciese la comunión). Jimmy se mudó a Arganda del Rey o alrededores perdiendo completamente el contacto mutuamente y con el ánimo descompuesto acabe en un colegio público de mi barrio donde me estampé de lleno con unos compañeros que ya no jugaban a Power Rangers, eran unos niños tan maduros que dejé de comprender al mundo y en mi intento de adaptarme, descubrí la crueldad del ser humano...

Unos años después, en un campamento cuando yo aun no tenía teléfono móvil, recibí una llamada al teléfono de mi prima que también estaba en el campamento. Era mi madre para decirme que Jimmy había llamado para invitarme a pasar un fin de semana en su casa!. Tras colgar me sentí perdido, como si acabase de doblar la fina superficie del espacio-tiempo y me estuviese viendo de nuevo jugar a que era Maximal Rattrap de los BeastWars... Lloré sin consuelo durante horas tan feliz que anduve sin rumbo por el campamento hasta que unos monitores me encontraron y me llevaron a mi tienda. Ese fin de semana en la casa de Jimmy fue genial, pese a un pequeño accidente en el coche cuando íbamos de camino (Se callo mi bici de la baca del coche y se destrozó), fue uno de los fines de semana mas felices que jamas he vivido, y Jimmy me regaló ese colgante. Lo llevé con vehemencia durante muchos años hasta que se rompió.

No he vuelto a ver a Jimmy, no porque no quiera, seguramente por miedo a romper la bonita imagen que tengo de él, tendrá sus 19 años y seguramente esté en la universidad beberá sus litros y fumara sus porros con sus colegas. Será una persona común. Recuerdo que en ese fin de semana me descubrió su amor por la música bacalao. Es probable que ahora sea alguien a quien no quiera conocer. Es posible que simplemente no tenga valor para llamarle después de tanto tiempo y me resigne a vivir su recuerdo.

Sea como sea, esa es la historia de este colgante que guardo con tanto cariño en mi caja de objetos valiosos.
_


Me hace gracia la actitud que sostengo ante el estilo de música que tenía Jimmy cuando pase ese fin de semana, por algún motivo creo que me sentí decepcionado por que le gustase la música "bacalao". Que simplista, supongo que en el tiempo en el que escribí éste texto me sentía identificado con lo "Heavy" o algo así, y me sentía superior por algún motivo. Me alegra ver ahora lo patético de ese comportamiento, quizás aún haya esperanza para mí.
No mantuve contacto con Jimmy pero como meta personal para mi mismo voy a intentar contactar con él este verano de 2012.